domingo, 18 de agosto de 1996

15

A pesar de ser española, mi vecina Lola es una chica bastate silenciosa.
Quizás demasiado.
Tanto, que aquella madrugada en que volví a mi PH luego de salir a fumar, recién noté su presencia al colocar la llave en la cerradura. Al verme exaltado se disculpó y me pidió ayuda, ya que se había roto la llave de su casa.
Lola es casi un pecado. Vino al país de vacaciones, pero algo –o alguien- la hizo anclar en Boedo. Siempre sospeché que escapaba de algo. Supongo que nunca puedo dejar de sospechar de la gente. Sin embargo, su tonada española, sus piernas eternas y sus treintilargos tan bien llevados, me obligan a confiar en ella.
Sin ánimos de aburrir con historias vagas, debo decirles que la invité a pasar para esperar al cerrajero. Tomamos algo de vino. Tomamos mucho vino. Nos sentamos en el piso entre almohadones. Horas después descubrí que no era tan silenciosa como parecía. Todo lo contrario. Si Lola fuese una enfermedad mortal, seguramente yo recorrería cientos de médicos hasta dar con aquel que me dijera: “no se preocupe, usted no tiene nada grave”. Incluso después de la llegada del cerrajero, Lola prefirió quedarse a dormir en mi cama. Y allí se quedó hasta que me fui.

Mientras manejaba mi auto rumbo al barrio de la "víctima-victimario" del robo, fui armando todo el rompecabezas mentalmente. No tenía demasiado tiempo: en dos días tenía que  darle un dato verosímil a la compañía de seguros y lo único que tenía eran sospechas y ni una prueba.
No había dudas que el asunto era más o menos así: el tipo hizo desaparecer el auto para cobrar el seguro. El comisario le tomó la denuncia… y seguramente también frenó la investigación y lo ayudó a esconder el BMW. Todo eso era tan claro como un amanecer en la playa. 
Ahora, ¿para qué quería hacerlo desaparecer? ¿por qué no lo vendió?
Capaz necesitaba el dinero urgente. O el auto tenía papeles truchos. O le cayó granizo. O lo chocó. O se lo molieron a palos… o sea, capaz le pasó algo que el seguro no le cubría.

En eso estaba pensando cuando sonó el celular
Atendí sin dejar de manejar. Era la voz dulce y salamera de Lola.

-Hola guapo… disculpa, es que mientras dormía ha sonado el teléfono varias veces aquí y, pues nada… pensé que sería importante y decidí atender… resultó ser un crío que preguntaba por su madre... –y con gracia comentó- no es que me meta, pero… ¿en qué andas tú?

-¿Dijo algo más? ¿te dijo dónde estaba?

-Pues… algo así. Me ha dicho que fueran a buscarlo, que estaba perdido y no conocía las calles. Le pregunté si no había gente por allí... me dijo que no. Si había algún cartel o algo... y dijo que había un Mc Donalds... y un negocio que se llama Isabel, como su mamá.

-…

-Ah… y  algo más. No entendí bien a qué se refería, pero me dijo que el auto está ahí.

Casi clavo el freno en medio de la Panamericana. Traté de mantener la calma, y me corrí hacia un costado poniendo las balizas.

20 comentarios:

NINA dijo...

Me estás complicando la vida con esto de largar info con cuentagotas!

(Ah.. y corregíte los errores, que tenés algunos...)

Bacio

Pep dijo...

Nina:
tiene razón usted... Eso me pasa por cambiar cosas sobre la marcha. Ya está solucionado.

Y... no se crea que la info esta tan en cuentagotas. Yo creo que, quizás...

no, nada... no le digo nada. Muchas Gracias.

Anavril dijo...

No abras el baúl!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anavril dijo...

Sip, demasiado Patricia Cornwell en mi vida....

Marina dijo...

Che, buen giro, eh. Muy buen giro para mi humilde ojo. Me gusta! (Ahora ella, qué atrevida, atender el teléfono. Yo ni que me tiren la puerta abajo).

Cybeles dijo...

Yyyyyyy? aaaaah! Pep, y yo que me estaba por ir a dormir... Chan! Me agarró cosita en la panza.
Si este posteo lo esperaba ansiosa, ni le cuento el que sigue.
Cuidese! los mundos paralelos son complicados.
Beso!

PABLO FRANKO dijo...

Lo ha logrado... Me voy a dormir pensando en las posibilidades dela historia. Sepa que he recomendado su blog con mucho entusiasmo a otros colegas. El dato del Mc Donalds me sacó un poco, pensaba que el niño estab en otro tiempo... bien ahora acomodo la info, Abrazo. Muy bueno

Cybeles dijo...

Oiga Franko, que esté en un mc donald´s no quiere decir nada respecto del tiempo.
El primer local se abrió en 1940 en California. Habría que ver si había trenes cerca...

Cybeles dijo...

Hay!

Magah dijo...

Guauuu... vengo leyendo desde tu primera entrada. No perdì detalle, el relato me trajo hasta aquì de manera àgil.
Por momentos sentì escalofrios, la voz de Matias y como se entrecruza con la cuestiòn de la investigaciòn, me hizo dar cosquillas en la nariz. Estos temas me pueden y me impresionan.
Te sigo.
La recomendaciòn de leerte ha sido por demàs de buena.

Saludos!

Pep dijo...

Anavril:
ya veo... ya veo. Ya se sorprenderá. Saludos.

Marina:
sí... eso mismo pensé yo después Se hacía la callada, y bien chusma que resultó.
Seguro que lo próximo será dejarme su cepillo de dientes.

Cybeles:
ah... espero que haya podido conciliar el sueño anoche.
Me alegro... trataré de no hacerla esperar demasiado. Saludos.

Franko:
muchísimas gracias por recomendar mi blog. Un orgullo, viniendo de usted.
Espero cumplir con sus expectativas.
Saludos.

Cybeles:
Je... vaya a saber.
Gracias.

Magah:
Ah... me encanta que empiecen y se enganchen así. Pronto le prometo más cosquillas. Saludos.

Wonder dijo...

Qué interesante.
Le diste una inyección de vitalidad a tu historia.
Coincido con Marina, qué caradura la gallega, atender el teléfono...
Seguro que también te revisó el botiquín del baño y los cajones.
La imagino como Anabel Cherubito... jajajajja.
Che, mete miedo que el pibito sepa tanto.
Muy bien!!!
Ah, y zalamera va con Z ( a no ser que la minita tenga voz de salame...)

Despe dijo...

Ahhhh ¡¡me dejaste con la espina mal!! Y con un escalofríos por el cuerpo...

NINA dijo...

Wonder entre vos y yo lo vamos a sacar bueno con los errores!!!

Ahora, yo le digo que los corrija... y vos directamente le decís cuales!

jajaja... nos va a odiar...!

Mirá que yo esta historia la sigo a full, eh!?

Oiga don Pep, no se me calle!
Exprésese libremente que está en su casa!

Pep dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pep dijo...

Despe:
quizás en el próximo posteo se le salga la espina. O se le clave más aún. Vaya a saber.

Pep dijo...

Wonder:
Ahh... ¿como Cherubito?
Mire usted... no se me había ocurrido... pero sí, algo de Cherubito puede tener Lola.

je... muchas gracias!! Le tomo lo de zalamera. Pero no lo voy a cambiar. Me da fiaca. Gracias.

Nina:
ehh... si... me equivoqué, me equivoqué.
Sinceramente... puede haber errores, y me hago cargo de ellos. Soy en realidad un mediocre tratando de armar algunas frases entre sí. No me exijan tanto, caramba! Todo se debe a escribir y postear rápido.
Pero créame que, si no lo hiciera así -a pesar de los errores- no escribiría absolutamente nada.

Muchas gracias!!

Pep dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mariscal dijo...

Por partes.

Franko, Pep debería ir a Centenario y Terrero, en San Isidro, hay un Mc Dollar y a escasos 50 metros pasa el tren...

Más que Cherubito la imagino a Penélope Cruz.

Me gusta como sigue la historia.

miralunas dijo...

MIERD! tuve razón. la clave la tiene Matías.

me voy enganchada a leer el DIECISEIS.
una vecina española con espalda de extraña hermosura, que se llame Lola y se duerma en su cama como si nada, es mas sospechosa que el Z4, le aviso.
un poquito demasiado ficcionado, al estilo de su groupie Franko, le digo.
pero es puro despecho.