domingo, 14 de noviembre de 2010

De donde nadie vuelve. Cap. 1

Llegué puntualmente a la compañía de seguros. La recepcionista me acompañó hasta una sala de reuniones grande y vacía. Allí estuve un buen rato esperando, hasta que apareció un tipo canoso y alto. El pelo blanco le daba más edad de la que realmente debía tener. 
Me dió su tarjeta, la cual tomé y guardé sin mirar. Horas después terminaría tirada dentro de la guantera de mi auto. 
No me gusta la gente con tarjeta. 
Para ser sinceros, no me gusta la gente en general, pero mucho menos la gente con tarjeta. 
El tipo dió por sentado que yo ya sabía su nombre, y comenzó a hablar. 

-Mire, Morel... me dijeron que usted es buen investigador. Tenemos un caso en la compañía que viene muy jodido y necesitamos cerrar de una vez: resulta que hay un fulano que hace como treinta años dejó un seguro de vida muy grande a nombre de su hijo... y desapareció. No hay partida de defunción, no hay cuerpo, no hay una mierda... El pibe tenía 6 años y...

-O sea que el tipo es un desaparecido... 

El canoso hizo el típico gesto de "no es tan así", apretando los labios hacia dentro.

-mmm... digamos que no es la clase de desaparecido a la que usted se refiere. Este tipo está desaparecido... pero porque se mandó a mudar. Se fue a hacer no se qué investigación de mierda a Italia, y nunca más se supo de él. Ahora, el seguro lo siguió pagando su mujer, y por todos los movimientos cambiarios e inflacionarios, esa póliza se hizo monstruosa, y sigue creciendo. Esta situación se nos estaba yendo de las manos. Entonces, llamamos al pibe para ver si podíamos llegar a un acuerdo económico y cerrar el asunto. 

-O sea, lo llamaron para cagarle parte de la guita...

El canoso hizo de cuenta que no escuchaba. 
De hecho, estoy seguro que no escuchaba. 

-El pibe -que no es tan pibe, porque tiene treinta y pico de años-  en cuanto llega a la reunión nos dice: "Miren: a mí no me interesa esa guita. Pero sí quiero saber algo sobre mi viejo. Si ustedes me ayudan con mi investigación, yo renuncio a cobrar la póliza". Y ahí, es donde entra usted. 

-Tengo que buscar al padre. 

-Exacto. En Italia.

-Cuánto hay para mí. 

-El 10% del valor de la póliza, mas los gastos. 

-Que son...

- Veinte mil dólares.

Salí de la reunión con un adelanto en efectivo y un nombre: Renzo Vigliatore, desaparecido hace 31 años, y buscado por su hijo Miguel. 
Sinceramente, parecía un caso ideal para Franco Bagnatto. 

12 comentarios:

MAGAH dijo...

Pero Morel no va a poner en manos de Bagnatto semejante suma de dinero, no?

Además me parece que tampoco es la clase de tipos que se banque andar mucho tiempo sin algún kilombo en donde meterse.

Bue!...puedo equivocarme, es tan solo mi observación.

Lo sigo.

Sofía dijo...

Que bueno Morel! Otro caso interesante no? Espero el segundo capitulo!!!

Éxitos en la misión!

Natalia Alabel dijo...

Ja, me encantó el cierre :P

Gamar dijo...

No necesita un asistente?
Sería la única forma de viajar a Europa.

Morel dijo...

Magah:
No no... no se equivoca.
Gracias.

Sofía:
Muchas gracias. Ya le iré contando.
Saludos.

Natalia:
je... gracias.

Gamar:
Ah, mire... lo tendré en cuenta si surge algo. ¿Parla italiano usted?

Anavril dijo...

El tal Miguel....se sentía bien???

Jazmin dijo...

la aventura será en Italia...?

Ud busca que yo me desssssmashe en este mismo instante, verdad?


Oiga, llámelo ya a este chico Miguel y convénzalo que no renuncie a... cuánto era? Meu Deus... me bajó la presión.

miralunas dijo...

primeramente, le agradezco esta actitu de volver con la misma aptitud de la historia anterior.

segundamente, me gusta esta interacción que sucede por acá, Morel. se ve que a todos nos dan ganas de ser sus socios.
(hablando de éso: ya pensó en el pequeño Miguel, tan romántico? ah, sí. eso imaginé).

terceramente: bienvuelto, troesma.

Mona Loca dijo...

Caramba...tan importante puede ser querer saber de un padre?

Al punto de resignar TODA ese dinero?


( a veces me siento una materialista vergonzante)


besos.

Anónimo dijo...

Decile a Miguel que por unos mangos le alquilo mi viejo! Tiene 65, es muy macanudo y hace buenos asados...

Michellines

Lau dijo...

Si necesita su Watson, me avisa q lo acompaño a Italia y de paso averiguo algo de mis ancestros...
Que bueno q volvió!

PABLO FRANKO dijo...

La puta!!! Me desaparezco unos días del mundo terrenal y ya hay dos capítulos. Excelente comienzo, voy "a por el segundo" A ver... Abrazo